Patología del quinto radio

El quinto radio está formado por el quinto metatarsiano y las tres falanges correspondientes al quinto dedo.

Debido a su ubicación anatómica, el lateral del pie, está expuesto a traumatismos de distinta índole. La precaria vascularización de esta zona puede condicionar la evolución de las fracturas a estenivel.

Otra de las patologías comunes que se presentan en este segmento del pie es el quintus varus, deformidad se caracteriza por la desviación en valgo del quinto metatarsiano, el quinto dedo en varo, lo que condiciona que pueda situarse en supraducción o infraducido en el cuarto, y una prominencia ósea a nivel de la cabeza del metatarsiano en la zona lateral del pie. Cuando esta patología se asocia con un hallux valgus el antepié presenta un aspecto triangular.

En cuanto a las fracturas del quinto metatarsiano las podemos clasificar en tres tipos diferenciados:

  • Fractura por avulsión tuberositaria: Ésta fractura se localiza en la apófisis estiliodes sin que ésta afecte a la articulación intermetatarsiana, 4º-5º. El mecanismo lesional consiste en una inversión forzada del retropié que pone en tensión la expansión lateral de la aponeurosis plantar, la cual produce el arrancamiento a través de su inserción en la punta de la estiliodes.
  • Fractura de Jones o fractura proximal diafisaria: Fractura transversa a nivel de la unión metafiso-diafisaria, cuyo trazo no sobrepasa distalmente la articulación intermetatarsiana entre el 4º y 5º metatarsiano. El mecanismo lesional consiste en una aducción del antepié asociada a una flexión plantar del tobillo.
  • Fractura de stress diafisaria: Se localiza a 1,5cm proximal a la diáfisis. Se trata de una fractura por fatiga, es decir, lo que ocurre cuando un hueso no patológico se le somete a una actividad repetitiva no habitual.

Existe la posibilidad de que exista una correlación entre el morfotipo del pie y una mayor facilidad para desarrollar la fractura por stress en la base del quinto metatarsiano, debido a que es más vulnerable a las fuerzas externas que los metatarsianos centrales. Las deformidades angulares como genu varo, tibias varas y retropié y antepié supinados favorecen el stress de la porción anterior y lateral del pie.

Así pues, tenemos varias posibles lesiones únicamente en una porción muy concreta del pie, es tarea del podólogo identificarla y realizar el tratamiento más adecuado en cada caso.